lunes, 2 de febrero de 2015

Las Ovejas no pierden el tren


El pasado fin de semana tuve la oportunidad de ver esta nueva película de Alvaro Fernandez Armero en el cine. Tras varios años sin dirigir, vuelve con una comedia coral ambientada en dos sitios tan distintos como un pueblo de la sierra y la ciudad de Madrid.

Con un reparto coral, la película trata las diferencias en una pareja, el paso del tiempo, el amor en edades maduras, incluso trata el tema del alzheimer provocando los momentos mas emocionantes del film.

Pero en lineas generales, es una comedia, coral con buenos momentos y que se visiona con una sonrisa durante todo el metraje.

Raul Arevalo e Inma Cuesta forman un matrimonio joven con un hijo que se mudan a un pueblo, el motivo es que el, periodista y escritor, encuentre inspiración para su siguiente novela. Allí vivirán una crisis que separa al matrimonio en un breve periodo de tiempo.

Alberto San Juan es el hermano de Raul Arevalo, esta separado con dos niñas y tiene un romance con una chica 20 años mas joven que el interpretada por Irene Escolar, esta diferencia de edad provoca momentos hilarantes.

Candela Peña es la hermana de Inma Cuesta, que empieza una relación con Jorge Bosch. Kiti Manver es la madre de ambas realizando un papel con aires de diva que tiene grandes momentos.

Los enredos y las mentiras son constantes, los personajes se niegan a ver su propia realidad y siempre hay una mentira que inventarse. Candela Peña se come la película cada vez que aparece, vive en su mundo, y se monta unas historias que son lo mejor del film.

Raul Arevalo también destaca terminando siendo un experto granjero. Alberto San Juan tiene momentos brillantes como un hombre perdido, que trata de adaptarse a la vida de su joven novia y a la vez sin querer perder del todo a su ex-mujer.

Como dije al principio, se toca el tema del alzheimer con el personaje de Miguel Rellan, padre de Raul Arevalo y Alberto San Juan, logrando los momentos mas emotivos y dramáticos del film.

Todos los actores están muy bien, los diálogos son muy buenos y la verdad, me dejo un buen sabor de boca.